Los bosques zaragozanos se llenan de cemento. No al parquin de Salamero.

Los bosques zaragozanos se llenan de cemento. No al parquin de Salamero.

 

NO AL PARQUIN DE PLAZA DE SALAMERO

CONCENTRACIÓN MIÉRCOLES 16 DE JUNIO EN LA PLAZA SANTA ENGRACIA.

 

Mucho se está hablando de la remodelación de plazas en el centro de la ciudad. Nos estamos refiriendo en particular a la plaza de Santa Engracia y la plaza de Salamero. Estas remodelaciones en las que nos hemos gastado varios millones de euros van a  acompañarnos durante varias décadas en el centro de la ciudad, pero no tienen en cuenta el cambio climático que estamos intentando combatir, se ha perjudicado notablemente la calidad de vida de los vecinos al no ofrecer lugares de estancia agradables y todo apunta a un aprovechamiento particular para los negocios de hostelería que se implanten en estas plazas.

El modelo urbanístico de esta remodelación es más propio de mediados del siglo XX: plazas duras, casi desnudas de vegetación, con apenas lugares donde sentarse: en la renovación de los 2500 m2 de Plaza Santa Engracia se han colocado 7 bancos donde podrán sentarse como mucho 14 personas. Los pocos árboles plantados son de escaso porte ya que  la sombra que proporcionarán será mínima .Nos podemos imaginar el horror de temperaturas que esta plaza reflejará en los meses de julio y agosto.

En el caso de la remodelación de esta plaza de Santa Engracia, además, no hay justificación alguna, porque no hay ningún parking debajo de la zona y la reforma  hubiera permitido plantar árboles de gran porte que diesen sombra tanto a los vecinos de la zona como a los que pasean por el centro de la ciudad.

La no presencia de coches en la plaza, en absoluto compensa el chandrío de remodelación que se ha hecho, donde se ha eliminado incluso el reloj solar que la entonces alcaldesa Luisa Fernanda Rudi colocó no hace muchos años.

Llueve sobre mojado. Se remodeló la calle Moret junto a la Plaza de Los Sitios, para colocar un parking que ha supuesto una mayor atracción de coches a la zona y la calle ha quedado sin apenas vegetación, un desierto de cemento que no invita a la estancia y el paseo, sobre todo en los meses de verano.

En la Plaza de Salamero, antes de que se empezasen las obras de la reforma de la plaza, diferentes colectivos ecologistas tuvimos una reunión con el concejal de urbanismo, donde se comprometió a estudiar la alternativa de que no se reconstruyese el parking si éste no era necesario. Para ello se trataba de ver si el colindante parking de César Augusto era suficiente para la demanda de plazas existente. Hemos podido comprobar que en todo este año de cierre del parking de la Plaza Salamero, el de César Augusto no ha colocado ni un solo día el cartel de completo.

El concejal de urbanismo dijo que haría una ronda de contactos para ver el tipo de plaza que se quiere, pero tal participación es una falacia porque ya se tiene decidido que el parking va a entrar en funcionamiento, con lo que la ronda de contactos queda en una mera representación de cara a la galería.

El concejal debe ser consecuente y admitir que no es necesario que se reabra el parking de la plaza de Salamero. Ello supondría desarrollar un pequeño oasis en el centro de la ciudad. Podemos decir sin lugar a dudas, que 80 árboles colocados en la Plaza de Salamero cumplen la función de mejora de la salud ciudadana, mejor que cientos de árboles  que podamos plantar en la periferia de la ciudad. Así lo señala el Decenio de restauración de ecosistemas propuesto por las Naciones Unidas marcando la importancia de las zonas verdes en el medio urbano.

Además, el que se mantenga el parking invalida la pretendida supermanzana que se quiere hacer allí porque supone flujo de coches que van entrando en la plaza y provocan ruidos y contaminación Ni siquiera   los tres colegios de la zona necesitan el parking. Necesitan de una plaza que sea lugar de encuentro de escolares y familias a la entrada y salida  del colegio. Solamente en Londres 500 centros  plantean cerrar las calles próximas a la entrada y salida  escolar.  ¿Aquí queremos lo contrario?

Es más, la vía de Cesar Augusto es vital para marcar un carril bici entre las dos orillas del Ebro. Es uno de los  nudos gordianos de la circulación en bici en Zaragoza y de una u otra manera hay que resolverlo. Y más necesario que nunca con la aprobación de la Estrategia Estatal de la Bicicleta.

Es más clara la incidencia en mortalidad por problemas respiratorios derivados de la circulación de coches, incluso la BBC recogía unos estudios en donde señalaba que la contaminación está provocando un 78 % de aumento de casos de autismo.

La recién aprobada ley contra el cambio climático obliga a todas las ciudades de más de 50.000 habitantes a crear una zona de bajas emisiones antes de 2023. Tendrán que ser áreas de la ciudad “en las que se aplican restricciones de acceso, circulación y estacionamiento de vehículos para mejorar la calidad del aire”. Hay ya establecida una zona cero para actuar en caso de que se superen los límites de óxido de nitrógeno. Dentro de esa zona  figura Paseo de Pamplona hasta Echegaray y Caballero. Justamente donde se ubica la plaza de Salamero.

Los ciudadanos que viven en el centro de la ciudad no están de enhorabuena. ¿Este Ayuntamiento defiende la salud de los ciudadanos?.

Recibir información o dejar una opinión