La seguridad de los habitantes y la salud del río prioridades en la gestión del Ebro

LA SEGURIDAD DE LOS HABITANTES Y LA SALUD DEL RÍO PRIORIDADES EN LA GESTIÓN DEL EBRO

 A lo largo del siglo XX, y con especial intensidad a partir de 1961, se han acometido múltiples obras de defensa, dragados y sistemas de regulación en el Ebro con el objetivo de proteger a las poblaciones y actividades económicas situadas en la llanura de inundación. A pesar de ello, las crecidas frecuentes, 31 de más de 2000 m3 en los últimos 60 años, siguen produciendo daños humanos y económicos y las poblaciones ribereñas reclaman mayor protección. Desde diferentes instancias relacionadas con el  medio ambiente,  se  han aportado   diferentes criterios sobre los efectos de las riadas del Ebro .Algunos de ellos se  resumen en las siguientes  propuestas.

  Las riadas extraordinarias como han sido las del 1961, 2003 y esta del 2015 ocasionan destrozos en propiedades y campos de cultivo imposibles de limitar. El río lo ha hecho durante milenios y lo seguirá haciendo. Ante estas situaciones extraordinarias lo único que cabe es la solidaridad económica y social de todas las instituciones y población en general. Estos efectos son más dañinos porque se ha ocupado el cauce en décadas pasadas y se continúa haciendo. El último ejemplo es la residencia de ancianos construida en la llanura de inundación en Monzalbarba después de la crecida del 2003 y muchas de las instalaciones de la Expo: azud, puerto fluvial, Náutico, mala ejecución de los nuevos puentes, ocupación del meandro de Ranillas y menos mal que se salvó la huerta de Las Fuentes que se pensaba urbanizar con la fallida Expopaisajes

Pero todavía más. En los últimos 90 años el cauce se ha reducido a la mitad, en 250 kms del río se han eliminado 90 kms de orillas naturales y se ha reducido la superficie forestal en el 35% ( tesis doctoral de Fernando Magadaleno consejero técnico del CEDEX dirigida por el catedrático de Hidrología Fernandez Juste de la Politrecnica de Madrid). Los efectos negativos  para evacuar las aguas son meridianamente claros aumentando la energía circulante en menos espacio y los efectos devastadores del agua. No se ayuda a disipar la energía con diseños de tramos rectos y menores secciones.

Los embalses construidos apenas ayudan a laminar las crecidas, aunque si hubiera estado construido el embalse de Biscarrues, sabiendo un poco de geografía, tampoco hubiera ayudado por más que lo diga el Sr. Rajoy. Los efectos más positivos son en crecidas ordinarias y siempre que  éstas vengan aisladas. Si  vienen varias riadas en poco tiempo, encuentran los freáticos saturados y lo que hacen los embalses es  sostener la crecida durante mayor tiempo, lo que unido al efecto de motas impermeables  hace que el agua que cubre los campos no tenga salida y permanezca más tiempo afectando gravemente a los cultivos.

La construcción de motas en la orilla opuesta a poblaciones ribereñas ha sido en general nefasta para la seguridad de éstas y la única solución es quitarlas  en la orilla opuesta para aumentar la seguridad allí donde  no afecta al núcleo de otra  población en la orilla opuesta ( caso de Cabañas de Ebro o Pina de Ebro). En general la construcción de las motas beneficia a un territorio pero perjudica a otros de forma que se ha originado una competencia a ver quien hacía las motas más altas.

DEMOCRATIZAR LAS CONFEDERACIONES

La casi totalidad de la construcción de los embalses, más del  80%, los pagamos entre todos los ciudadanos basándose en sus efectos medioambientales léase laminación de avenidas. Pero todos sabemos que las llamadas  Juntas de explotación de las Confederaciones  deciden que  la gran mayoría de  los pantanos  sean para el riego o para la producción de energía. Durante este otoño el embalse del Ebro ha estado en cifras cercanas al 90% de llenado; Itoiz y Yesa al 80%.¿Qué van a laminar? O cambiamos las formas de gobierno y tomas de decisiones en la Confederación Hidrográfica del Ebro o seguirán  siendo los grandes regantes y las hidroeléctricas los que tomen estas  decisiones. Ellos nunca aprobarían, por ejemplo,  que en el otoño los pantanos estén al 60%. La seguridad de las poblaciones no es su prioridad. Nosotros exigimos que los Planes de Gestión de la Directiva de Inundaciones que se están redactando, contemplen  esta posibilidad.

Y paralelamente hay que mejorar la base de datos en las que se basan las predicciones y medición de caudales de las avenidas. En ésta ha habido sorpresa para la población en unos diagnósticos que son complicados y con riesgo alto de incertidumbre. Pero confiamos en unos técnicos que opinamos  que en ocasiones están infravalorados e infraocupados con tanto externalizar y privatizar servicios.

 SOLIDARIDAD  CON TODOS

No puede ser que nos solidaricemos solo  con los vecinos que se les ha inundado la casa, la granja o su campo de cultivo y no nos solidarizamos con la expropiación de 103 familias por el deslizamiento de laderas en el recrecimiento de Yesa .No puede ser  que veamos necesario limitar los riesgos de inundaciones en las poblaciones ribereñas del Ebro pero no veamos riesgo para más de 40.000 habitantes de Sangüesa y otras poblaciones aguas debajo de Yesa siendo además  que la construcción de un  pantano no es un fenómeno natural. Su construcción está apoyada por muchos partidos políticos, comunidades de regantes y sindicatos agrarios y fue una pieza fundamental del fracasado trasvase del Ebro en el Plan Nacional del  2001 pero  ni siquiera los vecinos de Zaragoza lo necesitamos para el suministro de agua potable. Se empezó con un presupuesto de 112 millones de euros y ya va por 425 millones, lo que resulta un desvío presupuestario del 380%. Pero PP, PSOE, PAR  lo apoyan a pesar de sus evidentes riesgos  ¿Es esto solidaridad? ¿Estos mismos partidos que no han desarrollado en 10 años el Plan Ambiental del Ebro hubieran dedicado estos  millones a la seguridad de las poblaciones? De hecho lo que han provocado con sus decisiones  es más inseguridad y crear más derechos de agua para unos pocos.

Además de los efectos devastadores de las crecidas, se ocultan sus efectos positivos. Estas, si que limpian  los graves efectos contaminantes de fertilizantes y pesticidas, residuos urbanos e industriales. A pesar de estas avenidas extraordinarias el valle medio del Ebro lleva décadas en mal estado ecológico y tenemos el 2027 como fecha límite para recuperar ese buen estado como mandan las normativas europeas de la Directiva Marco del Agua. El río es de todos y no de unos cuantos siendo un seguro de vida para la vida .El cuarto informe de aplicación de la DMA de reciente publicación en este mes de marzo nos avisa de los incumplimientos continuos en España por contaminación de las aguas superficiales y subterráneas.

NECESIDAD DE UN ACUERDO SOCIAL

En esta década pasada se han  celebrado dos jornadas, unas organizadas por la Federación de Municipios y otras segundas coordinadas por colectivos ecologistas y universitarios  en Noviembre del 2010. En las dos  hubo un amplio consenso sobre la necesidad de evitar daños en los cascos urbanos como consecuencia de las crecidas. Se apoyaba la realización de mapas de riesgos de inundación, creación de áreas de inundabilidad temporal , establecimiento de compuertas en motas y creación de cauces de alivio

Sí que hubo también  dos puntos de desencuentro que exige que vayamos siguiendo trabajando para resolverlo. Es importante la valoración de científicos y técnicos pero tambien lo es la sabiduría de la gente del lugar .Un punto es relativo al retranqueo de motas y en algunos casos la eliminación total de las motas allí donde se pueda con el fin de  aumentar la llanura de inundación en las zonas próximas a las poblaciones  y que vemos totalmente necesario  como primera medida a tomar  El segundo sobre el dragado integral del río que defienden algunos de los habitantes ribereños. Desde la comunidad científica y ecologista  planteamos que los dragados, excepto en casos puntuales colindantes con los cascos urbanos, son caros, pagados con dinero público y de nula sostenibilidad y que hay que repetirlos con bastante periodicidad (en ocasiones anualmente o incluso en pocos meses). En los últimos tres años se han extraído  120.000 m3 de gravas en diferentes puntos del Ebro  y al poco tiempo se han restituido. Los ciudadanos  exigen que las inversiones se hagan  bien y para ello tienen que ser duraderas.

SEGURIDAD Y SALUD DEL RÍO

 En estos años ni el PP, PSOE ni PAR han intervenido en paliar los efectos de las crecidas .No han llevado a cabo el plan ambiental del Ebro y solo ha habido dineros para infraestructuras como Yesa, Biscarrués y Mularroya. NADA PARA LA SEGURIDAD DE LAS POBLACIONES ni para mejorar la salud y la calidad de agua de los ríos. Con el lindano se ha tenido que actuar tarde y además pagando todos  los ciudadanos.

Se lo recordaba el Justicia en un informe en Abril del 2013 con los proyectos que ya estaban redactados. Pero desgraciadamente los que han presidido la CHE y la Comunidad  Autónoma,  han desarrollado una planificación hidrológica que hacen del río la empresa  Ebro S.A. con concesiones de agua para los grandes regantes e hidroeléctricas pero sin priorizar la seguridad y la salud de los ríos.

 El Gobierno de Aragón ha  suspendido el PORN del Ebro y quiere cambiar los límites de LICS con el apoyo de la Dirección General del  Medio Natural  .Ni las autoridades europeas ni amplios sectores ciudadanos van a permitir poner en riesgo la salud de la arteria principal de nuestro territorio que es el Ebro  ante lo que supondría  una gran  regresión ambiental.Las poblaciones quieren seguridad pero para ello es necesario unas grandes llanuras de inundación y una vegetación de ribera que evite el arrastre de las orillas y que frenen la capacidad destructora de las aguas

APOYO A NUESTRA AGRICULTURA

Por último queremos hacer una llamada  ante la desaparición de un sector vital como es la agricultura en nuestro territorio. En estos días se publicaba que solo el 7% de la población agrícola es menor de 35 años y que solo uno de cada tres que reciben ayudas de la PAC son profesionales de la agricultura .La mitad de los que reciben ayudas de la PAC están jubilados o próximos a hacerlo.

 Es necesario que los consumidores, que somos todos, apoyemos a nuestros agricultores consumiendo productos de temporada, próximos, de calidad y seguridad alimentaria y que desgraciadamente no se pueden plantar muy próximos al río al menos los de invierno. Hay que poner en valor los productos del eje del Ebro en Aragón y los zaragozanos, especialmente, tendríamos que  ir cambiando nuestros hábitos de consumo para dar vida a este sector.  En Navarra y en la Rioja ya se hace, ¿por qué no también nosotros?

Aquí podéis leer un resumen de la Jornada organizada por la asociación ANSAR y la Fundación Nueva Cultura del Agua en el marco de la Exposición Agua Ríos y Pueblos de fecha 25-11-2010.

conclusiones noviembre 2010

Recibir información o dejar una opinión